Feansal

Publicaciones

FEANSAL Y AMESAL Andalucía denuncian la brecha salarial entre hombres y mujeres

FEANSAL Y AMESAL Andalucía denuncian la brecha salarial entre hombres y mujeres

 

Con motivo de la celebración del Día Internacional de la Mujer, hoy  8 de marzo, presentamos los datos extraídos del Estudio sobre brecha salarial, realizado durante el año 2014 por ambas organizaciones y en el que han participado 150 empresas laborales andaluzas.

Aunque los logros alcanzados en materia de igualdad de oportunidades entre hombres y mujeres han sido muy importantes aún quedan algunos objetivos por alcanzar, entre ellos encontramos una realidad en la que a igual trabajo y del mismo valor no corresponde igual salario, encontrándonos con cifras que apoyan dicha afirmación tanto en el territorio español como en el marco europeo. Datos actuales reflejados por la Unión General de Trabajadores, nos muestran cómo la brecha salarial entre hombres y mujeres se sitúa en un 24 por ciento. Con motivo del Día Internacional de la Mujer, FEANSAL y la Asociación de Mujeres Empresarias de Sociedades Laborales de Andalucía (AMESAL Andalucía) denunciamos la brecha salarial que sufren las mujeres en pleno siglo XXI, discriminación que lleva a una infravaloración de sus competencias y capacidades, reflejando los obstáculos estructurales que existen en la vida laboral y que continúan afectando más frecuentemente a las mujeres.

Complejas y numerosas son las variables que determinan la brecha salarial de género y reflejan tanto la discriminación existente por razón de sexo, como las desigualdades vinculadas a la     educación y al mercado de trabajo, entrando en juego factores determinantes, como son el sector de actividad de la empresa, el lugar que se ocupa en la empresa, el tipo de contrato o la antigüedad.

Desde FEANSAL y AMESAL Andalucía, conscientes de la presencia de dichas variables en las empresas andaluzas, hemos analizado la realidad de las sociedades laborales en cuanto a dichas cuestiones, extrayendo conclusiones que nos llevan a plantearnos que el modelo económico y productivo de nuestra empresas favorece la igualdad de oportunidades entre hombres y mujeres, superando con ello la brecha salarial existente en otras empresas.

Aún así, haciéndonos eco de varias noticias publicadas el pasado 22 de febrero, Día Europeo de la Igualdad Salarial, debemos tener en cuenta que según el informe Global Gender Gap, que mide la igualdad entre mujeres y hombres, España ha descendido 13 puestos en cuatro años, bajando desde el puesto 12 en igualdad que ocupaba en el año 2011 al puesto 25 que ocupaba en 2015. En participación política hemos pasado del puesto 5 en el año 2011 al puesto 26 en 2015, es decir, hemos descendido 21 puestos en cuatro años.

Especialmente agudo ha sido el retroceso de la igualdad en el mercado de trabajo. Desde 2011 se han perdido 163.250 empleos femeninos, el número de mujeres desempleadas se ha incrementado en 190.000 personas y por primera vez en 40 años está descendiendo la población activa femenina. Sólo el 57% de la población femenina entre 20 y 64 años trabaja, 9 puntos menos que la media europea.

Las mujeres presentan mayor rotación en el mercado laboral que los hombres. Las mujeres tiene empleos más cortos, un alto grado de intermitencia en su vida laboral, por causa del absentismo inducido por el cuidado de los hijos, etc. Todo ello reduce el tiempo de trabajo y de cotización y, por tanto, su salario y su posterior pensión.

En las empresas laborales de Andalucía encontramos que las mujeres representan más del 60% de las personas socias y trabajadoras con formación universitaria, ocupan más del 41% de los puestos de dirección y responsabilidad dentro de las empresas, y más del 61% de los puestos cualificados.

El 40% de los contratos a tiempo completo de las empresas son ostentados por mujeres, mientras que el 71% de las personas que trabajan a jornada parcial son mujeres.

Respecto al salario, el 57% de las personas socias y trabajadoras que cobran menos de 1.200 € son mujeres, siendo por otra parte mujeres el 37% de las personas que cobran más de dicha cantidad.

En cuanto a los complementos salariales, hemos detectado que más del 58% de las personas socias y trabajadoras de las empresas estudiadas que reciben dichos complementos son mujeres.

A pesar de que en términos generales las mujeres tienen menor salario que los hombres en las empresas laborales, se puede concluir que la razón principal que lo motiva es la conciliación de la vida laboral, familiar y personal, más que otro tipo de discriminación salarial.

De los datos extraídos podemos concluir que las mujeres que trabajan en calidad de socias y/o trabajadoras en las sociedades laborales están ocupando, cada vez más, puestos de responsabilidad, representando más del 60% y situándose muy por encima de la media andaluza con respecto a otro tipo de empresas. Sin embargo, a pesar de haber avanzado a pasos agigantados en la lucha por la igualdad entre hombres y mujeres, las mujeres continúan eligiendo contratos a jornada parcial para poder conciliar de la vida laboral, familiar y personal, teniendo todo ello consecuencias no sólo en cuanto a las condiciones laborales sino también salariales.

Por todo ello, FEANSAL y AMESAL-Andalucía manifestamos nuestro firme compromiso por continuar desarrollando acciones en pro de la eliminación de cualquier tipo de discriminación por razón de sexo, trabajando para que la corresponsabilidad y la igualdad salarial entre hombres y mujeres sean una realidad. Comprometiéndonos y reivindicando a las administraciones una Ley de Igualdad Salarial entre Mujeres y Hombres que garantice de forma real y efectiva la igualdad de retribución por el desempeño de un trabajo de igual valor.